Con la ausencia de dos de los candidatos (el actual alcalde Dennis Williams y el senador Robert Marshall) se dieron cita los seis candidatos demócratas restantes a la Alcaldía de Wilmington en el Centro Latino el 13 de junio con el apoyo de Prestige Empire y HOY en Delaware en el primer debate bilingüe de la historia de las elecciones a la Alcaldía de la ciudad de Wilmington.

El debate contó –además de con las preguntas efectuadas por la moderadora María Beauchamp– con las de los miembros de la audiencia, medios de comunicación social y con las preguntas que la audiencia pudo realizar a través de la conexión que se efectuó en directo en Facebook.

El debate se centró en los servicios que la ciudad viene ofreciendo y el apoyo a los barrios. Los residentes manifestaron su sensación de estar desatendidos por el ayuntamiento. También sobre seguridad y limpieza de las calles.

“El jefe de policía tiene que ser firme, amigable y justo” señaló Theo K. Gregory Sr. quien atribuyó la desigualdad de servicios y recursos existente a la estabilidad de unas comunidades frente a otras debido al mayor ingreso de sus residentes. Gregory señaló que su administración haría cambios directos para abordar de forma más justa las necesidades de los barrios. “La calidad de vida en la ciudad de Wilmington debe ser igual en todos los ámbitos”.

La candidata y actual concejala María Cabrera indicó que cuando conducía por su barrio veía a las señoras con las escobas limpiando “para que no se viese la ciudad hecha un desastre” algo que realmente golpeaba su fibra sensible. Añadió que las personas que viven en barrios como Hilltop, Hedgeville, y otros lugares similares se sienten frustradas debido al deterioro y la falta de consistencia en los servicios que pagan con los dólares de sus impuestos.

jun16-web-Debate-07
Mike Purzycki, responsable del desarrollo urbanístico del Riverfront sostuvo que el gobierno de Wilmington no siempre ha cumplido con sus responsabilidades, como la limpieza de calles, recolección de basura, etc. añadió que “el alcalde [tiene que] ser un defensor de las relaciones entre la comunidad y la policía … “. También denunció la existencia desde hace muchos años de un gran número de inmuebles que permanecen vacíos.

Kevin Kelley defendió que “no podemos abordar la seguridad pública en Wilmington a menos que también nos ocupemos de nuestra juventud”. Para ello Kelley quiere instituir un departamento de policía responsable y transparente, y ayudar a la gente joven.

“La clave es una comunidad con equipos comprometidos que se sienten con los oficiales de policía que tienen asignados y con las asociaciones de vecinos y todo el que tenga un interés en el vecindario”. Kelley, también propone un número de ayuda (el 311) para la ciudad.

Norman Griffiths dijo que muchos residentes del lado oeste y especialmente de las comunidades hispanas, se han sentido poco representados “y su administración tratará de darles un lugar en la mesa”.

“Necesitan un alcalde que esté allí para representar sus intereses”, dijo. “Y los residentes sienten que en el año pasado, no han tenido ese apoyo”.

Para Eugene Young “Tenemos que empezar a invertir en nuestros jóvenes, AHORA”. Young dijo que quiere ver un gobierno de la ciudad más responsable y sensible a las quejas o sugerencias de los residentes. Añadió que su administración sería más positiva respecto a organizaciones como LACC, y aquéllas en beneficio de los jóvenes de la ciudad.

“Tenemos que doblar nuestros esfuerzos. Tenemos que estar más comprometidos con la comunidad.”